Categoría: Filosofía

La Magia del Orador  

La Tribuna es sin duda el espacio mágico en donde suceden muchas cosas al mismo tiempo, pues se conjuga la integración de sabiduría y elocuencia.

Pero para que estas dos cosas se den es necesario una preparación integral pues todo lo que decimos es resultado de la información adquirida que luego al ponerla en acción se transforma en conocimiento, y dependiendo de la capacidad de dicha transformación de la información será  la calidad de lo que se exprese.

Igualmente dicha capacidad será también el resultado de una buena nutrición del cuerpo, la mente y el espíritu.

Una vez que mente cuerpo y espíritu están integrados estaremos listos para iniciar esa misión de transmitir y transformar para enseñar.

La magia de la palabra hace que se pueda enseñar con deleite, con un color de voz que provoque sensaciones y atención en quien nos escucha.

Si abrimos nuestra percepción veremos que en la naturaleza esta presente la armonía que nos hace sentir en armonía, desde el ruido de las ramas de los árboles, el canto de las aves, el sonido de las olas del mar en su constante vaivén, hasta el canto de la sirena que encanta a quien le escucha, cuando aprendamos a escuchar esta música de la naturaleza disfrutaremos de una sinfonía que nos invita a comprender y unirnos en un aplauso a la Fuente creadora del Universo que dirige su propia obra.

Es entonces la labor del Orador quien al subir a la tribuna tendrá que unir la sabiduría que le da el estudio de la filosofía de las diferentes culturas, así  como la elocuencia que requiere una preparación con disciplina desde la expresión corporal, matiz de voz, proyección, la Retórica  y sobre todo esa magia que hará la diferencia entre hablar con verborrea y transformar al receptor con la sabiduría y elocuencia unidas.

Entonces nos estaremos acercando al objetivo que es encender en la tribuna el fuego que sea la luz que ilumine a quien nos escucha

 Tomemos entonces la Discreción de Moisés. El Amor a la Verdad de Orfeo, la Virtud de Hiram, la Sabiduría de Salomòn, el Entusiasmo de Licurgo, el anhelo por la Redendenciòn  de Confucio, la Perseverancia de Pitágoras, la Dignidad de Sócrates y el Heroísmo de Jesús.

El Orador será entonces el discípulo de la Fuente creadora del Universo que vaya por el mundo encendiendo la luz en las mentes de la humanidad y entonces podremos decir:

“Enciende mi Luz con tu Luz”

 

Ramón Radillo Chávez

 

 

 

 

 

 

 

7 Alimentos para el cerebro

Arándanos Una dieta rica en esta fruta te permitirá una mayor motricidad y capacidad de aprendizaje. Los arándanos tienen …

Desayuno

Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse: “Ya hay que levantarse y nos comimos todo el combustible'”………….. …

La Magia del Orador  

La Tribuna es sin duda el espacio mágico en donde suceden muchas cosas al mismo tiempo, pues se conjuga la integración …